27 oct. 2014

Madriz, te comería a versos

Cuando se separó Pereza, inmediatamente pensé que era decisión de los dos, vale, pero más de Leiva. No se, me imaginaba un afán de protagonismo o vaya usté a saber qué, el caso es que me volqué más con el disco y los conciertos de Rubén, y dejé a Leiva de lado.
Hasta que este 2014, esta año fatídico que no remonta, que no mejora... volví a escuchar con cariño el primero disco de Leiva y llegué al segundo del que solo había escuchado el single en la radio, como aquel que dice, y me volvió a cautivar.
Distinto que Rubén, menos "Pereza" pero muy sentido, letras sabineras donde una estrofa cambia ligeramente en la siguiente para trabarte la lengua al cantar, volverte loca y no terminar de aprendértelas nunca...
4 o 5 conciertos después desde julio quiero confirmar que la Leiband está a tope, en plena forma, que además son una gente encantadora (los que tengo el placer de conocer) y que solo espero que dure muchos años este ritmo que nos saca tantas sonrisas. Ojalá!

Y lo último, esta letra para la acción poética de Madrid, te comería a versos. Uf! Escucha la letra si has llegado hasta aquí, porque la ocasión lo merece....


MADRID, TE COMERÍA A VERSOS from tecomeriaaversos on Vimeo.

10 nov. 2013

Lisa Loeb always Stays

Si buceo un poco por el blog y me remonto a los tiempos en que esto tenía vida, hay ya un post con esta canción, pero es tan especial y me dice tanto que no me importa postearla una y otra vez. Posts que solo leeré yo y que solo tienen significado para mi, si alguien queda por aquí espero me perdonen ;)



You say I only hear what I want to
You say I talk so all the time so

And I thought what I felt was simple
And I thought that I don't belong
And now that I am leaving
Now I know that I did something wrong 'cause I missed you
Yeah yeah, I missed you

You say I only hear what I want to:
I don't listen hard, don't pay attention to the distance that you're running
To anyone, anywhere
I don't understand if you really care, I'm only hearing negative: no, no, no

So I turned the radio on, I turned the radio up
And this woman was singing my song:
Lover's in love and the other's run away
Lover is crying 'cause the other won't stay
Some of us hover when we weep for the other who was
Dying since the day they were born
Well, well, this is not that
I think that I'm throwing, but I'm thrown

And I thought I'd live forever, but now I'm not so sure
You try to tell me that I'm clever
But that won't take me anyhow, or anywhere with you

You said that I was naive and I thought that I was strong
I thought, "hey, I can leave, I can leave."
Oh, but now I know that I was wrong, 'cause I missed you
Yeah, I miss you

You said, "you caught me 'cause you want me and one day you let me go"
You try to give away a keeper, or keep me
'Cause you know you're just scared to lose
And you say, "Stay."
You say I only hear what I want to...

23 oct. 2013

Reflexiones

Cuando empezaron las redes sociales se fueron los blogs a la mierda. Bueno, no se fueron, mutaron. 
Los que eran de temáticas concretas se afianzaron, encontrando en las redes sociales un empuje y una forma de conseguir lectores, fans, comentarios, megustas y mencantas.

Pero los blogs originarios, los que hablaban de todo y de nada, de donde salieron amigolectores que incluso hoy perduran, murieron.
Murieron por la inmediatez. Porque escribir un post requiere unos minutos. Porque si además lo revisas, relees, añades fotos o enlaces, implica más minutos.
Y en las redes sociales con un Holaquetal lo solucionas y tienes igualmente el mismo nivel de contacto con esas personas que antes podías encontrar en tu blog.

Pero hoy me he dado cuenta de algo, un paso más allá.
Leo blogs divertidos y con los que me río, pero creo que dejamos de leer blogs por las redes sociales por la tristeza.
En las redes sociales la gente se queja, pero no expresa de verdad sentimientos. Y en los blogs había muchos, quizá demasiados. Muchos post que al leerlos te arrancaban suspiros o lágrimas. 
No se, quizá nos hemos cansado de ser profundos, o hemos visto que leyendo alegrías sonreímos más que leyendo penas.

Por mi parte, seré tan masoca como siempre y leeré penas, siempre que estén escritas para emocionarme. Gracias a los que aún lo hacéis, de verdad.